Arañas vasculares: elimínalas de forma efectiva

arañas vasculares

Arañas vasculares: elimínalas de forma efectiva

¿Qué son las arañas vasculares?

Las arañas vasculares son ramificaciones de pequeñas venas rojas o azules que se forman cerca de la superficie de la piel, que suelen aparecer en el rostro o en el cuerpo, y que, a pesar de ser una afección frecuente, resulta molesta por antiestética. No son dolorosas, al contrario que las varices, y por sí mismas no causan un problema clínico, o sea, no constituyen enfermedad, aunque sí provocan un problema estético que va empeorando con el paso del tiempo, ya que tienen tendencia a extenderse. Aparecen con un aspecto ramificado o pueden presentarse como líneas irregulares.

Las causas de las arañas vasculares

Se deben principalmente a tres motivos:

  • Las variaciones en los niveles hormonales durante el embarazo, que pueden empobrecer la circulación sanguínea.
  • La herencia genética, que las hace estar muy presentes en varias generaciones.
  • Un estilo de vida u ocupaciones que obliguen a pasar mucho tiempo sentado o de pie.

También pueden achacarse al exceso de exposición al sol, al estreñimiento crónico, a la ingesta de ciertos medicamentos y píldoras anticonceptivas, al aumento de peso o al uso de zapatos de taco alto o de ropa ajustada.

Cómo eliminar las arañas vasculares

Existen varias opciones para el tratamiento de las arañas vasculares, entre las que se recomiendan especialmente, el tratamiento de eliminación con láser y la escleroterapia. El objetivo es proporcionar un aspecto más sano y joven a las piernas o a las zonas donde hayan surgido.

  1. La escleroterapia es el tratamiento más común, ya que permite tratar zonas más extensas de piel en una sesión, por lo que se disminuye el tiempo de tratamiento. Se aplica en el consultorio sin necesitar anestesia previa ni baja médica. Consiste en inyectar mediante agujas muy finas un líquido esclerosante en las arañas vasculares para crear una irritación dentro de las mismas que consigue que se cierren. Este tratamiento permite hacer zonas amplias en menos tiempo, ya que al difundir la solución en el mismo ramillete de arañas en cada inyección, éste se extiende y actúa con rapidez. Lo normal es tratar ambas piernas en una sola sesión. Transcurridas un par de semanas, y una vez que el propio cuerpo ha expulsado los residuos, se realiza un repaso de la zona, dependiendo de la cantidad y extensión de las arañas que presente cada paciente.
  2. El tratamiento con láser consiste en realizar diferentes disparos con luz de distintas ondas en el trayecto de la vasculización, con lo que se logra una fotocoagulación de la misma, que posteriormente el organismo eliminará.  Se libera la energía del láser gradualmente con una baja fluencia de los pulsos aplicados, preservando así la epidermis. Este procedimiento se realiza sobre todo para arañas vasculares localizadas en zonas pequeñas, como la nariz o los pómulos. El tratamiento es muy tolerable, muy rápido, y en general con unos resultados excelentes.

Consulta a un especialista sobre qué método es el más adecuado para tu caso, y trata de prevenir las arañas vasculares manteniendo una dieta saludable, haciendo ejercicio y evitando una vida sedentaria.

Give a Reply