Balón gástrico sin cirugía: la solución al sobrepeso sin intervención

Balón gástrico sin cirugía: la solución al sobrepeso sin intervención

Cuando las dietas probadas hasta el momento no han dado resultado, pero no quieres pasar por quirófano para eliminar el sobrepeso que padeces, el balón gástrico sin cirugía e ingerible puede ser la solución que estás buscando.

Esta posibilidad está indicada para personas con obesidad o sobrepeso con un índice de masa corporal igual o superior a 27, que han pasado por otras dietas sin resultado y que desean reconducir su relación con los alimentos, es decir, adoptar hábitos de alimentación más saludables sin sufrir ansiedad o sin necesidad de pasar hambre.

¿Cómo se coloca el balón gástrico sin cirugía?

El balón gástrico sin cirugía e ingerible se coloca de forma ambulatoria (es decir, no se necesita ingreso) en la consulta del especialista una vez determinada la idoneidad del paciente. Es una cápsula que se traga con agua y se rellena con suero salino hasta que alcanza el volumen preciso. A diferencia de otro tipo de restrictores gástricos, este balón se ingiere naturalmente, sin necesidad de anestesia ni de endoscopia, y también se elimina de manera natural. Al ser un elemento temporal, después de unas semanas (normalmente 16) el propio balón de silicona se desintegra y se expulsa sin problemas por el tracto gastrointestinal. Para entonces el paciente ya habrá perdido cerca del 50% de su sobrepeso y habrá adquirido hábitos saludables que le ayuden a seguir bajando kilos.

Gracias a la sensación de saciedad que produce, los pacientes no sufren ansiedad por el hambre a todas horas y la pérdida de peso es gradual y paulatina. Como se realiza un seguimiento constante, se va apreciando cómo baja el peso sin grandes esfuerzos y cómo se aprende a comer de forma más ordenada y saludable. Este procedimiento no debe utilizarse como tratamiento de primera línea o primera indicación, sino que es una solución para quienes, teniendo sobrepeso, no han sido capaces de reducir la ingesta de alimentos y nunca tienen sensación de saciedad.

A lo largo de todo el proceso, desde que se ingiere el balón gástrico Elipse hasta que se expulsa, el equipo médico realiza un seguimiento de la evolución del paciente, de su descenso de peso, de cómo va asumiendo el cambio…

Balón gástrico sin cirugía en Madrid

Puedes colocarte el balón reductor ingerible por sólo 3900 euros. Como en otros tratamientos, puedes financiarlo en cómodos plazos si lo consideras oportuno. Ya no tienes excusa para no perder esos kilos que tanto te incomodan y que hacen tu vida más complicada. ¿No te parece todo un avance? Ven a hablar con nuestro equipo médico y resolverá todas tus dudas.

Give a Reply