Brócoli: sacia con pocas calorías

brocoli

Brócoli: sacia con pocas calorías

Vamos a reconocerlo: el brócoli, así de entrada, siempre se relaciona con las dietas, con lo light… y con lo insípido. Es una verdura que cuenta tanto con fervorosos admiradores como con furibundos detractores, porque para unos es el superalimento definitivo e imprescindible, pero para otros su sabor y su textura son insoportables.

Es una verdura de temporada, que puede consumirse fresca para obtener todas sus propiedades, o ultracongelada en el momento en el que se recolecta, manteniendo la cadena del frío para preservar esos mismos beneficios.

Para asegurarnos de que está en su punto, debe de tener un color verde intenso, ya que cuando empieza a amarillear indica que ha perdido vitaminas y minerales.

No es recomendable lavar el brócoli fresco antes de meterlo en la nevera, porque el exceso de humedad favorece la aparición de moho, así que lo mejor es consumirlo en un máximo de entre 3 o 5 días después de adquirirlo y, si no es posible, congelarlo.

Una de las propiedades de esta verdura es que contiene elevadas cantidades de vitamina C: una ración de 200 g contiene más de tres veces las recomendaciones diarias de vitamina C, que tiene poder antiviral y mejora la salud cardiovascular.

Además, está considerado como la gran superverdura por el número de nutrientes que aporta: vitamina A, vitaminas B1, B2, B6, E, y ácido fólico.

Otro gran beneficio del brócoli es que es una fuente muy importante de fibra, así que está muy recomendada en dietas hipocalóricas en las que se buscan alimentos con bajo aporte energético, porque no contiene grasas y a la vez es saciante, así que proporciona energía a cambio de muy pocas calorías.

El brócoli ayuda a eliminar el colesterol “malo” del cuerpo, lo que favorece tener un corazón sano y previene frente a las enfermedades de carácter cardiovascular.

Otra ventaja de esta verdura es que se puede preparar de muchísimas formas, ya que es un alimento muy versátil: hervido, en crudo, preparado en el microondas, frito, en cremas…

Haz la prueba, intenta encontrar la manera de cocinarlo que más se adapte a tus gustos y disfruta de este alimento tan saludable y tan completo.

 

Give a Reply