De cara al sol, exfolia tu piel

De cara al sol, exfolia tu piel

Gracias a la exfoliación, eliminamos células muertas y nuestra piel se ve más iluminada. Para que puedas tener un rostro o cualquier otra parte del cuerpo bonito, saludable y joven, debes cumplir con una rutina de limpieza diaria y una exfoliación profunda una vez a la semana.

exfoliación

De esta manera, eliminarás las células muertas y demás impurezas que dan ese tono apagado tan feo.

La epidermis, la parte más superficial de nuestra piel, está compuesta por millones de estratos de células. Algunas nuevas van naciendo y otras más antiguas, muriendo. Así, la exfoliación sirve para quitar las células que están muertas, que si bien son una barrera protectora, también impiden que exista una regeneración en las capas inferiores.

Si tienes piel grasa deberás hacerte exfoliaciones semanales, para quitar toda la oleosidad y evitar la aparición de acné, puntos negros, etc.

En las pieles secas o sensibles no son recomendadas exfoliaciones tan frecuentes, por lo tanto, una vez al mes sería lo ideal.

Tipos de exfoliantes

Existen exfoliantes para todos los gustos y todas las pieles, eso sí, cabe diferenciar entre el exfoliante que uses para la cara y el que uses para el resto del cuerpo. En gel o crema, con mini bolitas exfoliantes , en bote o tubo…

Para el cuerpo, utiliza exfoliantes más fuertes, con fibras naturales (esponja vegetal, extraída de una planta trepadora tropical) o con cristales de sales marinas.

Para el rostro, son preferibles las texturas suaves con un exfoliante biológico (ácido salicílico), polvo de hueso de albaricoque, bolitas/granos de jojoba, microperlas de silicio (vegetal) o cetrino (mineral).

Es importante recordar que toda  exfoliación debería ir acompañada de un cuidado hidratante para restaurar capa protectora de la epidermis. Además, tampoco te olvides de que tras la exfoliación, nuestra piel absorbe mucho mejor todos los tratamientos que le quieras aplicar.

Give a Reply