Combatir la Celulitis

Combatir la Celulitis

El verano se acerca, aligera la ropa y las mujeres se convierten en víctimas de una injusticia: la Celulitis. Una enfermedad que provoca quejas y ansiedad, casi rozando la obsesión, tal vez por el recuerdo de aquellos tratamientos que se esquivaron durante el año.

“La mayoría gasta dinero y tiempo en tratamientos individuales anticelulíticos que no sirven, cuando se los abandona antes del tiempo indicado”. Pretenden, además, resultados mágicos aunque coman mal, no muevan ni un músculo y duerman sólo seis horas por día.

Los médicos de la Clinica Bruselas coinciden: “Hay que hacer un tratamiento integral que incluya dieta sana, ejercicio físico, buen descanso y no usar ropa ajustada; y complementarlo con distintos tratamientos como mesoterapia, LPG, radiofrecuencias, presoterapia,. Para disminuirla, el tratamiento debe mantenerse por lo menos durante tres meses; y hacerlo por separado: no sirve.

– Celulitis. ¿Por qué hay que atacarla de todos lados?

La celulitis (del latín cellula, un diminutivo de hueco; y del griego itis, que significa inflamación) “es una alteración importante en la microcirculación que luego produce una alteración en el adipocito o célula grasa. Comienza con una fase edematosa y continúa con una fibrosa, que invade el tejido graso”, explicó la Dra Oyola Palacios.

“La celulitis es de origen multifactorial”. Según detalló, esos factores son hormonales, congénitos, alimentarios, de estilo de vida y psicológicos. “Por eso, el tipo y grado de celulitis es diferente en cada mujer, por lo que la combinación de tratamientos varía. Pero el tratamiento estándar es la dieta, la actividad física, y mesoterapia, que puede complementarse con aparatología como la LPG, D-Actor o la presoterapia“, afirmó la Dra Oyola.

Las localizaciones más comunes son las caderas, nalgas y muslos y también en cara interna de las rodillas, brazos y piernas. Los médicos reconocen cuatro grados y tres tipos de celulitis: la dura o compacta, la fláccida y la edematosa. Por lo general, las mujeres tienen “celulitis mixta”.

Según la Dr. Oyola, la más frecuente es la celulitis flácida en la parte anterior del muslo y compacta en el sector posterior y externo. Y dijo que, en algunos casos, puede provocar problemas funcionales: “La primera alteración es morfológica sin consecuencias biológicas significativas, de implicación sólo estética: piel de naranja. La segunda puede llevar a distintos grados de invalidez; son frecuentes los dolores, la pesadez de piernas, edema o retención de líquidos, disminución de vello en la región”.

Si se cumple el tratamiento integral al pie de la letra, se puede disminuir en tres meses.

La celulitis se puede prevenir o frenar su evolución, pero únicamente siguiendo un plan que sea múltiple.

– Mitos y verdades a flor de piel

Falso: Usar tacones provoca celulitis. Sólo aquellos que superan los 3 cm pueden ser perjudiciales porque implica una postura antinatural del pie.

Verdadero: Algunas pastillas anticonceptivas favorecen la retención de líquidos y la aparición de celulitis porque contienen estrógenos.

Falso: Sólo las mujeres con sobrepeso desarrollan celulitis. Son más propensas porque tienen más ácidos grasos, pero las flacas también pueden padecerla en alguna región por otros factores.

Verdadero: Usar ropa ajustada, como jeans, cinturones o bombachas con elásticos muy apretados, son un obstáculo para la circulación sanguínea.

Verdadero: Fumar, tomar café o alcohol en exceso la potencian porque aumentan los niveles de ácidos grasos en la circulación. Se aconseja sólo una taza de café por día y 100 mililitros de vino tinto por día porque es antioxidante.

Give a Reply