Cómo combatir el acné

El acné es una enfermedad cutánea que causa granos, espinillas o inflamaciones porque el exceso de grasa tapona los poros de la piel, acumulándose en ellos suciedad y bacterias. Está asociada a la pubertad, pues una de sus causas es los cambios hormonales, pero no es la única causa ni se da solo en la adolescencia.

En esta afección influyen otra serie de motivos, desde la alimentación a cosméticos, factores ambientales, simplemente tocarse en exceso la piel, o el estrés. Suelen aparecer en rostro, cuello y zona alta de la espalda, que es donde se encuentran la mayoría de las glándulas sebáceas.

Para combatir el acné hay que elegir una dieta baja en grasas, glucosa y productos lácteos (aunque siempre se relacionó la ingesta de chocolate con una mayor incidencia de acné, parece que no hay nada que lo corrobore, y es de agradecer), usar mascarillas caseras con productos antioxidantes y cicatrizantes, exfoliarse frecuentemente, reducir el estrés, hacer ejercicio y usar cosméticos específicos. Pero si el acné es más serio y perseverante hay que ponerse en manos de profesionales que recomienden medicación u otra serie de soluciones como la fototerapia, que hace que la luz mate las bacterias que producen el acné, o las exfoliaciones químicas, que abren los poros y eliminan las células muertas.

Una de las consecuencias del acné son las cicatrices que produce, que pueden ser tratadas con cosméticos que rellenen o maticen, pero suelen requerir tratamientos como inyecciones de colágeno o botox, dermoabrasión, exfoliación por láser, punción o cirugía. En cada caso se estudia y se decide qué técnica es la más conveniente, teniendo en cuenta la cantidad de cicatrices y su gravedad, y las características de la piel a tratar.

Give a Reply