El deporte y la buena compañía alargan la vida

El deporte y la buena compañía alargan la vida

El ser humano libra desde hace tiempo una larga batalla contra el paso del tiempo. Cremas, operaciones, tratamientos… cualquier opción es buena para sentirse joven durante más años, para aparentar una eterna lozanía que nos haga parecer eternos adolescentes.

Sin embargo recientemente han aparecido algunos estudios que apuntan hacia una serie de acciones que podrían ayudar a retrasar los efectos de ese paso del tiempo. Concretamente, y según estudios realizados en la universidad Brigham Young (BYU), en Provo, Utah (EE.UU), practicar ejercicio cinco veces a la semana puede reducir nuestra edad biológica nueve años, y relacionarnos socialmente puede elevar nuestras posibilidades de supervivencia un 50 por ciento.

Tras el análisis de los datos de casi 6.000 adultos de entre 20 y 84 años de edad, se concluyó que puede ralentizarse un tipo de envejecimiento, el que ocurre dentro de las células, siempre que uno haya esfuerzo y constancia. Todos conocemos personas que parecen más jóvenes que su edad real. Cuanto más físicamente activos somos, menos envejecimiento biológico tiene lugar en nuestros cuerpos. Su estudio revela que las personas que tienen niveles de actividad física altos tienen unos telómeros significativamente más largos que quienes tienen estilos de vida sedentarios, así como aquellos que son moderadamente activos.

Los telómeros, que son unas cubiertas protectoras situadas en las terminaciones de nuestros cromosomas, son como nuestro reloj biológico y están extremadamente correlacionados con la edad. Cada vez que una célula se replica, perdemos un poco de estos protectores. Por tanto, cuanto más viejos somos, más pequeños son nuestros telómeros.

Por otra parte esta investigación muestra que la soledad y el aislamiento social son una amenaza para la longevidad comparable a la que representa la obesidad. Algunos pueden estar rodeados de personas y sentirse solos, y otros pueden aislarse porque prefieren estar solos, pero el efecto de esos dos escenarios sobre la longevidad es muy similar, Las conexiones sociales con amigos, familiares, vecinos o compañeros de trabajo, mejoran nuestras probabilidades de supervivencia en un 50 por ciento, y que la soledad es un factor de riesgo para la salud, comparable a fumar 15 cigarrillos diarios, ser alcohólico o no hacer ejercicio.

Give a Reply