Edamame, para saciar el hambre de forma sana

edamame

Edamame, para saciar el hambre de forma sana

A media mañana o a media tarde, cuando el hambre nos ataca, intentamos comer algo que no engorde, que sea sano, y que a la vez nos aporte energía para seguir funcionando. Los llamados snacks o tentempiés suelen ser saciantes, pero a la vez aportan muchas calorías o son poco saludables, por ser procesados o muy edulcorados. Una alternativa saludable y que se ha puesto de moda es el edamame, que es como se denomina a la soja inmadura que está todavía dentro de la vaina. Es originario de Asia, concretamente de China y Japón, y tiene la apariencia de vainas, como las judías, si bien sólo se consume el interior, en forma de semillas.

El edamame es rico hidratos de carbono, proteínas, ácidos grasos omega y micronutrientes, en particular ácido fólico, manganeso y vitamina K. Además, aporta gran cantidad de fibra, por lo que es recomendable para favorecer el tránsito intestinal.

Su preparación es sencilla: se cuece entero, y luego se pela y se comen las semillas interiores, sin más, o condimentadas con sal, curry o pimentón.

Hasta hace poco el edamame sólo se encontraba en supermercados especializados, pero el auge por la comida sana y sin procesar ha hecho que ya podamos comprarla en grandes superficies, donde, de hecho, se agota con bastante frecuencia. A menudo alimentos procedentes de otras culturas llegan para quedarse, como el guacamole y el hummus, y parece que el edamame puede seguir estos pasos.

Su éxito radica en su bajo contenido en calorías, la facilidad de preparación, y que entretiene, puesto comerlo es similar a ingerir pipas, y además es sano. Otra ventaja del edamame es que no contiene gluten, por lo que los celiacos están de enhorabuena.

 

Give a Reply