Ejercicio en verano. Consejos para evitar males mayores

Ejercicio en verano. Consejos para evitar males mayores

imagen

Seguramente ya sabes a estas alturas que hacer ejercicio es muy sano. No hace falta que te lo repitamos, ¿verdad? Y resulta que ahora, con estos calores, te estarás preguntando si debes o no seguir haciendo ejercicio. Pues bien, la respuesta es sí. Pero claro, siempre manteniendo el sentido común.

Antes de hacer ejercicio uno debe hacer un ejercicio de responsabilidad consigo mismo y preguntarse hasta dónde puede llegar. Una cosa es cuidarse y otra, en el ánimo de cuidarse, maltratarse a uno mismo.

Si nunca haces ejercicio y en verano, porque te apetece hacerlo, decides empezar, ¡adelante! pero con sentido común.

• Evita hacerlo entre las doce de la mañana y las seis de la tarde, especialmente si estás o vives en una zona de mucho calor.
• Si no estás acostumbrado, ponte metas realistas. Empieza a caminar a paso rápido y vete aumentando cada día más, veinte minutos, media, hora, una hora. Lo ideal es caminar entre una hora y dos al día. Pero caminar a paso rápido. Mirar escaparates no quema calorías, o no al menos como las que necesitamos para ejercitar nuestro metabolismo.
• Beba agua. Incluso cuando estés caminando o en una bicicleta. Y hazlo aunque no tengas sed. No esperes, de hecho, a tenerla.
• Si te gusta nadar, magnífico. Es un deporte de lo más completo porque no daña las articulaciones. Pero ten cuidado si te metes a hacerlo después de comer. Toma precauciones como, por ejemplo, no nadar solo. Ni en la piscina ni en la playa.
• Si tienes sobrepeso es mejor que, hasta que no bajes los kilos que te sobran, no corras ya que las articulaciones de las rodillas, así como tu suelo pélvico, se podrán resentir.
• Estira tus articulaciones cuando termines para evitar agujetas.

Give a Reply