El bótox es tu aliado contra las arrugas

bótox

El bótox es tu aliado contra las arrugas

El bótox es, sin duda, uno de los grandes aliados en la medicina estética a la hora de luchar contra el envejecimiento facial y las arrugas de expresión. Se trata de una neurotoxina que consigue bloquear la comunicación entre el nervio y el músculo, con lo que evita que éste último se contraiga: es decir, que lo paraliza, y de esta forma impide que se formen las arrugas. Sin embargo el bótox no puede emplearse para reducir todo tipo de arrugas, sino que está indicado para corregir las arrugas de expresión, que son las que se forman a fuerza de realizar distintos gestos con los músculos faciales. Una de las zonas en las que más se emplea es el entrecejo, de tal manera que al fruncir el ceño los músculos permanecen inactivos y por tanto no se forman arrugas.

Al ser una toxina, es muy importante tener en cuenta que sólo puede ser aplicada por médicos especialistas, que conocen el funcionamiento del cuerpo y son conscientes de la importancia de un uso correcto y en unas instalaciones conforme a la legislación sanitaria. Su efecto es temporal y dura unos cuatro o seis meses, dependiendo de cada paciente y de su absorción.

El bótox apenas tiene efectos secundarios, y suelen estar más relacionados con un desconocimiento de su aplicación que con su propia composición. La complicación más frecuente cuando se ha aplica por personal no especializado y de forma erróne es una posible caída del párpado o del músculo facial en el que se ha aplicado la inyección, y un resultado poco natural.

Combinado con el ácido hialurónico, consigue un inmediato efecto rejuvenecedor, un descenso de las arrugas, la recuperación del volumen facial y la luminosidad de la piel.

Además de para mejorar la estética, el bótox se emplea para tratar algunas dolencias como las migrañas, en el caso hiperhidrosis o sudoración excesiva (tanto en axilas como en palmas de las manos), o incluso en pacientes con estrabismo.

Es muy importante recalcar la importancia de someterse a este tratamiento sólo a manos de profesionales médicos, como los que desarrollan su labor en la Clínica Bruselas de Madrid, que logran unos resultados naturales en el empleo del bótox y utilizan la técnica precisa y en la cantidad justa.

Give a Reply