El Melasma reaparece en verano, combátelo.

melasma

El Melasma reaparece en verano, combátelo.

Hay personas a quienes las manchas en la cara y el melasma no les preocupa, o no quieren estar todo el día usando protector solar para evitarlas. Sin embargo, hay otras que se lo toman muy en serio y aun protegiéndose del sol no consiguen evitar que salgan las temidas manchas. El melasma es una enfermedad que produce unas manchas simétricas principalmente en la cara (frente, mejillas o labio superior). Se produce debido al aumento de melanina a nivel de la epidermis o la dermis.

Tras el invierno, en el que es más fácil ocultarlas, llega el verano, el sol hace mella en nuestro rostro, y hay que protegerlo.

La principal causa de aparición de manchas en la piel es la exposición a la radiación solar. Esto se debe a que la exposición prolongada a los rayos ultravioleta (UV) provoca que la piel genere mayor cantidad de melanina, el pigmento natural que protege frente a la radiación solar, de manera que en aquellas zonas de nuestra piel donde la melanina se acumula, finalmente aparecerá una mancha.

La predisposición personal y hereditaria a padecer esta enfermedad es una de las causas del melasma principales. También existen factores desencadenantes como la exposición solar y otros relacionados con los cambios hormonales, como el uso de anticonceptivos orales, el embarazo o los problemas de tiroides.

Hay que señalar la importancia de un diagnóstico correcto de las manchas por parte del dermatólogo que valore, además, la profundidad y el tratamiento más adecuado para cada caso. Es aconsejable usar protección solar adecuada para cada tipo de piel y cada época del año si queremos evitar que este compañero tan incómodo aparezcanen nuestra piel.

El papel que cumple la edad en la aparición del melasma se debe a que con los años aumentan las posibilidades de desarrollar este tipo de manchas, ya que existe un tiempo mayor de exposición al sol y la piel se vuelve más seca y menos elástica. Aunque no existe una edad determinada a partir de la cual comiencen a aparecer estas lesiones, pues depende del tiempo y grado de exposición solar, por lo general son más frecuentes entre los 30 y los 40 años.

Es importante acudir primero al especialista e identificar la causa que ha originado el exceso de pigmentación cutánea. Cuando estéticamente suponga un problema para el paciente, la persona puede acudir a distintas alternativas como método de tratamiento del melasma. Hoy en día, lo más utilizado son las cremas despigmentantes, que contienen distintos principios activos como la hidroquinona, el ácido kójico, el ácido retinoico (sustancias efectivas para combatir las manchas cutáneas). También se han utilizado peelings químicos, así como distintos tipos de láser como la luz pulsada. Utilizar sesiones de láser a baja potencia junto con potentes fármacos despigmentantes puede ayudar al aclaramiento progresivo de la piel, junto con el uso de las cremas antes señaladas.

Give a Reply