Eleva tu pecho y tu autoestima con una mastopexia

Eleva tu pecho y tu autoestima con una mastopexia

El pecho, si tiene un cierto volumen, tiende a caerse. Normalmente deja de crecer en torno a los 17 o 18 años y entonces adquiere su forma y tamaño definitivos. Pero el pecho no permanece siempre igual, sino que sufre cambios. Es simple: la ley de la gravedad, la distensión de la piel, la lactancia, los cambios de peso… todo ello afecta a la forma y tamaño de tus pechos, que ya de por sí pueden tener una predisposición genética, y hace que con el paso de los años las mamas tengan una apariencia menos turgente. Es evidente que un pecho natural con un volumen superior a la media tiene más peso que sostener y por tanto se descolgará con mayor facilidad.

Se puede considerar que un pecho está caído cuando la areola está más baja que el surco mamario, de tal manera que a menudo no sólo se aprecia esa caída, sino también un efecto de pecho vacío en que la parte superior del pecho pierde volumen porque éste se desplaza hacia la zona baja de la mama.

Algunas de las medidas que se pueden tomar para mantener el pecho erguido son:

  • usar siempre sujetador
  • no fumar
  • mantener una postura erguida
  • no padecer bruscos cambios de peso
  • hidratar y exfoliar la zona
  • evitar el sol

Sin embargo, a partir de cierto momento, un pecho 10 sólo lo reafirma el quirófano. La cosmética o el ejercicio físico pueden ayudar al mantenimiento, pero cuando se cae ya no puede levantarse porque no es un músculo y por tanto no puede ejercitarse. Tonificarlo, darle un mejor aspecto y evitar que se desplome, sí, pero no podemos elevarlo si no es mediante una intervención, ya sea con o sin prótesis, o con grasa de la propia paciente.

La operación para elevar el pecho se denomina mastopexia, y puede ser sólo elevación, eliminando la piel sobrante, o elevación y relleno mediante la colocación de una prótesis. Para realizar la mastopexia no es necesario el ingreso de la paciente porque se realiza con anestesia local y sedación, y la paciente puede volver ese mismo día a su casa, aunque no podrá realizar movimientos bruscos ni levantar peso hasta pasado un tiempo. La intervención suele durar de 1 a 2 horas, aunque puede variar dependiendo del tipo de anestesia que se haya utilizado.

La intervención consiste en remodelar la mama elevando el seno caído y recolocar el pezón en una zona más alta. Para ello se extirpa el exceso de piel y se adapta al nuevo volumen resultante. En el caso de que el pecho quede muy vacío sería necesario colocar una prótesis para aportar volumen.

Como cada pecho es diferente, sólo tras un análisis por parte de un cirujano estético es posible saber qué necesitas. En la Clínica Bruselas podemos asesorarte sin compromiso. Solicita una consulta en nuestro teléfono 91 726 43 52, o ven vernos a la avenida de Bruselas 73 de Madrid.

Give a Reply