Eliminación de tatuajes con láser: borra tus tatuajes definitivamente

eliminar tatuajes

Eliminación de tatuajes con láser: borra tus tatuajes definitivamente

Los tatuajes son ya un elemento habitual en la estética corporal de millones de personas. Tienen tanto admiradores como detractores, y sus diseños y complejidad oscilan desde el arte más elaborado hasta el simple garabato. Lo que en un principio era propio de marineros, convictos y “gentes de mal vivir”, decora ya la piel de personas de todo estrato social, cultural o raza.

Además de elegir un buen diseño o un motivo personal, a la hora de tatuarse es imprescindible hacerlo en un lugar con todas las garantías sanitarias y los permisos correspondientes. No olvides que, al fin y al cabo, estás introduciendo bajo tu piel una sustancia que puede provocar alergias o infecciones, por lo que toda precaución es poca.

Y si después de realizarnos uno nos arrepentimos, existen técnicas para realizar la eliminación de tatuajes que vuelven a dejar nuestra piel limpia y sin rastro de tinta. El láser Switch, empleado por médicos estéticos, ha supuesto una liberación para aquellas personas que en su día eligieron decorar su piel y a día de hoy quieren dejarla con su aspecto original. El láser actúa fragmentando las partículas de pigmento en partículas de tamaño mucho más pequeño, lo que permite que nuestro organismo las elimine a través del drenaje linfático. De ahí la importancia de estar bien hidratados al realizarnos este tratamiento.

Eliminar los tatuajes con láser definitivamente

El láser genera pulsos de energía con una longitud de onda específica, actuando sólo sobre las partículas de pigmento de tinta que absorben la energía y estallan, fragmentándose en otras de un tamaño mucho más pequeño. Parece ciencia ficción, pero funciona mucho mejor que las técnicas utilizadas anteriormente, que dañaban la piel. El láser no es invasivo, no deja cicatrices y no provoca infecciones. Es el método más efectivo para eliminar tatuajes, porque:

  • Con la tecnología láser de última generación, el tatuaje se elimina por completo en un 90% de los casos. El 10% restante no es perceptible a simple vista.
  • Los resultados son evidentes desde la primera sesión, y en unos 20 días se completan: el cuerpo elimina las partículas de tinta a través del sistema linfático.
  • Las molestias que se sienten con el láser son menores que las del momento de tatuarse, y además, se aplica una crema anestésica.
  • Las sesiones son breves, unos 15 minutos.
  • No queda ninguna cicatriz. Para ello es esencial proteger la zona del sol y aplicar cremas regeneradoras.
  • Es posible volver a tatuar la zona tratada.

A tener en cuenta antes de borrar tus tatuajes

La posibilidad de borrar los tatuajes por completo depende de varios factores como el color, zona, la antigüedad desde que se hicieron, la profundidad…

Las zonas en las que la piel es más fina (cabeza, muñeca, cuello…) responden mejor al láser, mientras que en piernas o brazos la piel es más gruesa y la tinta suele estar a unos niveles más internos, por lo que son necesarias más sesiones.

Las pieles claras son más receptivas la láser, mientras que las oscuras son menos reactivas a esa onda de luz y a sus efectos.

Los tatuajes realizados por profesionales tienen mayor cantidad de pigmentos y están hechos a más profundidad en la dermis que los de aficionados, con lo cual se necesita más sesiones de láser para quitarlos.

Eliminar tatuajes de color es más difícil que quitar tatuajes de color negro o los azul, que únicamente presentan dificultades cuando son diseños muy densos. Los que tienen tonos amarillos o verdes son los más complicados de borrar, y en el término medio están aquellos que contienen pigmentos rojos.

¿CÓMO INFLUYE EL COLOR DEL TATUAJE PARA ELIMINARLO?

Pigmento de color negro y azul oscuro: son los que mejor responden al láser, y por ello los que menos sesiones necesitan para su eliminación. La dificultad de este color radica en su alta densidad, como en el caso de los tatuajes tribales.

Pigmento de colores azul claro, verde, amarillo y tonos mixtos: el pico de absorción de estos colores y su composición son variables y está condicionada fundamentalmente por la cantidad de óxido de titanio o de zinc, que son los pigmentos más difíciles de eliminar.

Pigmento de color rojo: responden bien al láser aunque con algunas sesiones más que los negros.

La mayoría de los tatuajes están compuestos de diferentes familias de color y es necesario un láser diferente para cada uno. Algunos tatuajes pueden requerir entre 15 y 20 tratamientos antes de que se eliminen por completo.

Los resultados se aprecian desde la primera sesión, e incluso una vez terminado el tratamiento, el paciente puede volver a tatuarse la zona.

Si quieres saber cuántas sesiones necesitas para eliminar ese tatuaje del que te has arrepentido, pide una cita en nuestro centro médico y nuestros médicos te informarán de todo el proceso y cómo aplicarlo a tu caso concreto. Llámanos y pide cita en el 91 726 43 52.

Give a Reply