Remodelación del óvalo facial: tendencia 2019

Remodelación del óvalo facial

Remodelación del óvalo facial: tendencia 2019

Que la cara es el espejo del alma es algo discutible, pero que suele ser un reflejo de lo vivido y de la edad de cada uno, es una realidad. Nuestro rostro es nuestra tarjeta de presentación, lo más visible en todas las épocas del año, porque es independiente de que ocultemos más o menos nuestro cuerpo con ropas de invierno u holgadas. Por eso, entre los tratamientos de medicina y cirugía estética más demandados están los destinados a devolver la tersura, la juventud y la luminosidad a la cara. El descolgamiento facial y la pérdida de firmeza cambian la expresión del rostro, y aunque las arrugas pueden combatirse y controlarse, recuperar o remodelar el óvalo facial es indispensable para lograr el deseado efecto juvenil.

La remodelación del óvalo facial puede lograrse mediante técnicas no invasivas. Gracias a la infiltración de sustancias biodegradables y naturales, como el ácido hialurónico o el ácido poliláctico, (que no provocan alergias ni rechazo, y que son compatibles con nuestro organismo), los resultados son muy naturales. La versión reticulada del ácido hialurónico crea volumen, con muy buenos resultados en arrugas de expresión, surco nasogeniano y elevación de pómulos. La no reticulada, es decir, más fluida, hidrata en profundidad, dejando una piel jugosa y descansada.

¿Cómo se realiza una remodelación del óvalo facial?

A través de una microcánula se va infiltrando el producto en el rostro, y el paciente ve en todo momento el desarrollo del procedimiento, participando en el mismo y percibiendo los resultados al momento.

La novedad de este tratamiento reside en que en vez de buscar la reafirmación en productos externos que rellenen, lo hace mediante una sustancia totalmente biocompatible y segura, reduciendo así las arrugas, redefiniendo los contornos y recuperando el volumen perdido.

El procedimiento dura media hora y produce las mínimas molestias, y aunque después hay que evitar el ejercicio intenso las siguientes 24 horas y la exposición solar, podremos incorporarnos a la rutina inmediatamente.

 

Give a Reply