Labioplastia: la cirugía íntima más demandada.

labioplastia

Labioplastia: la cirugía íntima más demandada.

El cuerpo ya no es un tabú. Ni siquiera en sus partes íntimas, en a la zona genital. Lo que antes no podía hablarse ni mencionarse, en los últimos años es objeto de tantas consultas como las referidas a otras partes del cuerpo más evidentes o públicas. En diez años las consultas referidas especialmente a la zona genital femenina han pasado a representar el 1,5 por ciento del total de intervenciones quirúrgicas de estética. ¿Qué ha cambiado?

La sociedad en general acepta sin restricción una mayor libertad sexual, al tiempo que las mujeres son más conscientes de los cuerpos de otras mujeres debido al auge de las redes sociales y a la vez la depilación integral ha dejado al descubierto lo que antes ocultaba el vello.

La labioplastia es una intervención enfocada a reducir el tamaño o la forma de los labios menores de la mujer, para darles un aspecto más armónico o equilibrado. Muchas mujeres sufren complejos porque sus labios menores cuelgan más que los mayores, o presentan alguna deformidad o irregularidad que no les deja sentirse a gusto con su cuerpo e incluso les cohíbe a la hora de mantener relaciones.

Cuando los labios menores son grandes y colgantes, suelen molestar para vestir prendas ajustadas, al hacer deporte o durante las mismas relaciones sexuales. Además, como esos labios dificultan la higiene correcta de la zona y la salida del flujo vaginal, a menudo llevan asociadas infecciones vulvovaginales recurrentes.

La labioplastia es una intervención sencilla que se hace con anestesia local y sin necesidad de ingreso hospitalario, y que consiste en reducir o simetrizar su tamaño mediante una incisión con la que se elimina tanto la mucosa como la piel sobrante.

Es un procedimiento ambulatorio cuya duración oscila según cada caso entre 30 y 40 minutos. El post operatorio es sencillo si se siguen las indicaciones médicas respecto a higiene, con reposo durante las 24 o 48 horas siguientes a la intervención y sin realizar esfuerzos físicos importantes durante los 3 o 4 días siguientes. Con el tiempo la cicatriz de la incisión será imperceptible y, pasado un mes, la paciente ya puede mantener relaciones sexuales de forma habitual. La hinchazón habrá desaparecido por completo aproximadamente al mes y medio tras la operación y la zona tendrá su aspecto definitivo.

Si tiene cualquier duda sobre la cirugía íntima femenina, lo mejor es pedir una cita personalizada y sin compromiso en la Clínica Bruselas, donde los doctores estarán encantados de resolver todas sus dudas y podrán valorarle y aconsejarle sobre el tratamiento más adecuado para usted.

 

Give a Reply