Las terapias pseudocientificas están en el ojo del huracán

pseudoterapias

Las terapias pseudocientificas están en el ojo del huracán

El ministerio de Sanidad ha elaborado recientemente un listado con 73 terapias pseudocientificas que no han demostrado ningún intento de evidencia científica, por lo que no se puede avalar su eficacia y seguridad.

Estas terapias pseudocientificas no tienen base en el conocimiento científico, ni una metodología suficientemente sólida como para acreditar su eficacia y seguridad. Entre las investigadas se encuentran la hidroterapia del colon, frutoterapia, grafoterapia o el masaje tibetano.

El análisis se ha llevado a cabo por parte de La Red Española de Agencias de Evaluación de Tecnologías y Prestaciones del Sistema Nacional de Salud (REDETS), cuya misión es aportar información a la ciudadanía para que tome decisiones correctas; bajo el eslogan #coNprueba, han puesto en marcha una campaña que tiene como objetivo concienciar a la ciudadanía de la necesidad de recurrir sólo a terapias con evidencia y huir de las terapias pseudocientificas, que no son más que técnicas de dudosa eficacia o sin eficacia ninguna.

Las políticas sanitarias deben estar basadas en la evidencia científica, y en la lista de terapias pseudocientificas publicada por el ministerio, aparecen hasta 73 tratamientos como frutoterapia, gemoterapia, masaje en la energía de los chacras, piedras calientes o medicina de los mapuches, que no poseen tal evidencia. En cuanto se adapte el decreto que regulará estas novedades, ningún centro sanitario que ofrezca o promocione alguna de estas 73 técnicas podrá funcionar.

Es importante consultar las dolencias médicas con profesionales especializados, porque sustituir la medicina por terapias alternativas sin valor científico puede resultar perjudicial para nuestra salud, bien porque se pospongan tratamientos reales o bien porque las terapias pseudocientificas provoquen dolencias que no teníamos hasta el momento. Hay que desconfiar de técnicas milagrosas y ponerse siempre en mano de médicos titulados.

Give a Reply