Las zanahorias son perfectas para el verano

zanahorias

Las zanahorias son perfectas para el verano

La alimentación en verano no es la misma que en invierno. Nuestro cuerpo nos pide comer de forma diferente y, además, el calor típico de esta estación nos mueve a cambiar nuestros platos. Menos guisos, menos cuchareo. Por ello, hemos de buscar opciones frescas y ligeras que nos aporten una alimentación nutritiva, completa y saludable, además, de darle especial importancia a la hidratación.

Es muy recomendable comprar y consumir alimentos de temporada, ya que, es beneficioso en todos los aspectos, el económico, el de su sabor y textura y, por encima de todo, el de nuestra salud.

Podríamos decir que la zanahoria es la hortaliza estrella del verano, ya que posee gran cantidad de carotenos, que colaboran con un bronceado saludable, aporta grandes cantidades de vitamina A que protege nuestra pie,l y actúa como antioxidante. Además de todo eso, contiene un 90% de agua que colabora con la hidratación del organismo

Como posee casi la misma cantidad de potasio que el plátano, mayor contenido de sodio y fósforo y similar aporte de magnesio, minerales importantes, es muy eficaz si queremos mantener un adecuado equilibrio electrolítico y prevenir desórdenes a causa de éstos.

Por su bajo aporte calórico y por todas las características mencionadas, las zanahorias son ideales para quienes hacen deportes en verano o para los que desean cuidar nuestro organismo sin perder los beneficios de sol en nuestro cuerpo. Además, son una fuente de obtención de fibra a la que tenemos que atribuir numerosos beneficios para la salud: regula el tránsito intestinal, da sensación de plenitud y evita que se coma más de la cuenta; capta ciertas sustancias, como el colesterol, y evita su absorción; ralentiza la absorción de azúcares y grasas y por esto es imprescindible en las dietas de las personas diabéticas y con dislipemias. Además, reduce significativamente la posibilidad de sufrir un cáncer de colon.

Aunque encontremos zanahorias durante todo el año, el momento de su recolección es la primavera, y conservan su frescor durante todo el verano. Las zanahorias de primavera y verano pueden comerse crudas porque son muy finas.

Añade zanahorias a tus menús de verano y aportarás grandes beneficios a tu salud.

Give a Reply