Lifting de ojos para rejuvenecer tu mirada

lifting de ojos

Lifting de ojos para rejuvenecer tu mirada

La cara es el espejo del alma; o del paso del tiempo, del cansancio, del efecto de las agresiones del clima sobre tu piel… Si la piel del rostro es muy sensible, la que rodea a los ojos es especialmente delicada. El contorno de los ojos envejece antes que el resto de la cara porque su piel es hasta 5 veces más fina, presenta menor cantidad de glándulas sebáceas, y tiene una concentración más baja de fibras colágeno y elastina (que sujetan la estructura). A medida que esa piel se debilita, muchas personas desarrollan bolsas debajo y en ocasiones, encima de los ojos, pues cuando envejecemos nuestra piel pierde calidad y por eso se descuelga.

 

Existen muchos métodos para mejorar la apariencia de tu mirada: el lifting de ojos, la blefaroplastia y el empleo de materiales inyectables, como la toxina botulínica y el ácido hialurónico. Esta última opción es la más elegida por quienes no desean pasar por quirófano, porque con ella se consigue abrir la mirada mediante inyecciones en la zona final de la ceja y en la parte superior e inferior de los párpados. Con unos resultados que se aprecian desde el primer momento, a veces hay que recurrir a una segunda sesión si la zona está muy descolgada. Normalmente se complementa con infiltraciones de ácido hialurónico con la finalidad de estimular la creación de colágeno, aportar luminosidad y proporcionar mayor densidad a la piel de la zona del contorno del ojo. También ayudan a eliminar las ojeras o a reducir su tono oscuro.

¿Cómo se realiza un lifting de ojos?

Con la cirugía de lifting de ojos puede dar marcha atrás al reloj y revitalizar los ojos cansados.

La técnica láser y sus avances han propiciado que la blefaroplastia (eliminación de bolsas y exceso de párpados) sea más rápida y más eficaz porque el empleo de dicho láser evita el sangrado (el propio calor que desprende coagula los vasos sanguíneos de la zona mientras se realiza la ablación), con lo cual la inflamación es menor y por ello la recuperación más rápida. Al ser una intervención requiere anestesia local y su duración oscila entre una o dos horas, tras las cuales el paciente ha de realizar reposo durante unos días, si bien transcurrida una semana puede hacer vida normal, aunque los hematomas tardaran algo de tiempo en desaparecer. Gracias a esta técnica el tiempo de recuperación es más corto, y la ausencia de efectos secundarios hace que la blefaroplastia láser vaya tomando preferencia en este tipo de tratamientos.

Es importante, sobre todo en verano, proteger las cicatrices del sol, usar unas gafas con pantalla y en caso de inflamación, aplicar frío en la zona. Los resultados finales se aprecian pasados un par de meses y tu mirada habrá recuperado su expresividad y su juventud.

Give a Reply