Liposucción de piernas: todo lo que necesitas saber

liposucción de piernas

Liposucción de piernas: todo lo que necesitas saber

La acumulación de grasa en las piernas influye no solo en aspecto estético también en la salud de la persona pues genera inflamación, pesadez, dolor, retención de líquidos, irritación por el roce de la entrepierna y hasta interfiere en la forma de caminar. Como solución, algunas personas eligen someterse a una liposucción para solucionar su problema.

La liposucción no es un tratamiento para la obesidad, sino que está destinada a corregir aquellas regiones corporales en las cuales persisten acúmulos grasos habitualmente rebeldes a los regímenes dietéticos. Esta técnica quirúrgica ha avanzado mucho y cada vez es menos invasiva. Se realiza siempre en un centro médico autorizado y con un equipo profesional preparado y con experiencia.

Durante el proceso de liposucción de piernas se abren pequeñas incisiones en el área donde se realizará la aplicación, que pueden camuflarse con las curvas del cuerpo y la ropa interior, la grasa corporal se rompe con varias técnicas. Los aceites rotos se eliminan del cuerpo al pasar la aspiradora con ayuda de cánulas delgadas. De esta manera las células grasas se eliminan permanentemente del cuerpo.

Mientras que las pantorrillas voluminosas se deben en el 70% de los casos (tipo III) a un exceso puro o hipertrofia de su musculatura, existe un 25 % de casos (tipo II) en los que es mixto (músculo/grasa) y un 5% (tipo I) de casos en los que el exceso de tejido adiposo (grasa) es predominante en la génesis de la falta de armonía de la extremidad.

Para la liposucción de piernas, se utiliza desde una anestesia epidural, hasta una local en función del tipo de pantorrilla (I, II o II). En el caso de realizarse mediante anestesia local, se aplicaría 20 minutos antes una crema anestésica sobre la zona para reducir al máximo la molestia de la infiltración de la anestesia local.

Tras la cirugía, se colocará una faja  sobre la zona tratada para controlar la hinchazón y el sangrado y para ayudar a la piel a adaptarse al nuevo contorno. Suele ser necesario llevarlo durante 4 semanas, y luego sólo durante el día durante unas semanas más, dependiendo de las instrucciones de su cirujano.

Antes de la liposucción de piernas…

Es imprescindible descartar para una liposucción en piernas que la causa de la mala definición sea de origen vascular, esto es, a problemas de drenaje venoso o linfático, que hagan que se acumulen líquidos y así la pierna tenga poca forma. Del mismo modo, es necesario, para poder realizar esta cirugía, que el/la paciente, aunque la causa sean acúmulos indeseados de grasa, no tenga problemas vasculares (aunque no sean éstos los causantes), pues evitarían una buena evolución potquirúrgica.

Los resultados son inmediatos, aunque no se comienzan a percibir de forma total hasta pasados 2 o 3 meses después de la intervención que será cuando ceda el edema (inflamación) de la zona tratada. Además, son definitivos, siempre y cuando el paciente evite ganar peso para no recuperar la grasa extraída.

Give a Reply