Microinjertos capilares: técnicas profesionales contra la alopecia

Microinjertos capilares: técnicas profesionales contra la alopecia

microinjertos capilares Clínica Bruselas

hilario-pino-injerto

Cada vez más personas, y a una edad más temprana, se ven afectadas por distintas patologías que producen pérdida del pelo. Afortunadamente, los avances en el ámbito farmacológico y en el de la cirugía permiten ofrecer una solución a pacientes que hasta hace poco no tenían esperanza.

La alopecia puede ser una patología del cabello o un síntoma de otra enfermedad general. El cabello contiene poderosa información para hacer diagnósticos precoces relacionados con diversas patologías.

La alopecia en sí misma se considera una enfermedad a día de hoy. No provoca una alteración en la salud del paciente, no hay más síntomas que la pérdida del cabello. Pero sí altera la salud psíquica, algo vital y muy importante. La recuperación de la seguridad, la autoestima y de una vida normal juegan un papel fundamental en la superación de la enfermedad y la estética es clave en este proceso. Hay pacientes que, tras solucionar su alopecia, abandonan por fin tratamientos con fármacos antidepresivos.

Los microinjertos capilares constan de un proceso de “autodonación” mediante el cual se rellenan las zonas en donde el cabello ha caído. Se injertan respetando el mismo ángulo y dirección del cabello original, consiguiendo un aspecto natural, estéticamente perfecto, y es definitivo.

En Clínica Bruselas utilizamos microtransplante capilar con técnica FUSS (Follicular Unit Strip Surgery) en un alto porcentaje de pacientes. Con la técnica FUSS, se remueve una tira de cuero cabelludo del área donante (nuca) y mientras el cirujano sutura la herida, los ayudantes extraen (con ayuda del microscopio) cada una de las unidades foliculares que serán implantadas. Se suelen trasplantar entre 1.500 y 4.000 unidades foliculares por cada intervención. Las incisiones donde se implantan las unidades son diminutas y no quedan cicatrices visibles.

Otros pacientes necesitan la técnica FUE. El procedimiento es mucho más complejo ya que no existen cortes: para extraer los folículos, el cirujano no utiliza bisturí sino una herramienta especial con la que remueve cada unidad folicular directamente desde el cuero cabelludo. La ventaja es que no quedan cicatrices de ningún tipo, incluso en pacientes que deciden rasurar su cabeza. No hay tiras ni cortes, solamente pequeños bocados que luego de la cicatrización, desaparecen.

Para determinar cuál es la técnica idónea, los expertos de Clínica Bruselas valorarán varios factores: edad, sexo, tipo de alopecia, extensión de la calvicie, características del cabello y del cuero cabelludo, expectativas del paciente… Los expertos de nuestra unidad capilar sopesarán todas las variables para determinar la solución adecuada. Nuestros doctores siempre están dispuestos a resolver cualquier duda. Ven a conocerlos.

Give a Reply