Mitos y verdades acerca de la liposucción

Mitos y verdades acerca de la liposucción

liposuccion

“Des­pués de la li­po­suc­ción se re­cu­pe­ra la gra­sa per­di­da”, “la li­po­suc­ción es un mé­to­do vá­li­do pa­ra ba­jar de pe­so”, “la piel que­da flá­ci­da lue­go del pro­ce­di­mien­to”. Es­tas son al­gu­nos de los mi­tos más co­mu­nes en tor­no a es­ta ci­ru­gía ca­da vez más so­li­ci­ta­da en el país. Aquí, al­gu­nas acla­ra­cio­nes.
La li­po­suc­ción es una de las ci­ru­gías plás­ti­cas que más ha cre­ci­do en los úl­ti­mos años, de la ma­no del “boom” es­té­ti­co que se es­tá vien­do ca­da vez con más fuer­za en nues­tro país y en to­do mun­do.
Su cre­ci­mien­to ha si­do tan no­to­rio que en la ac­tua­li­dad es­te pro­ce­di­mien­to pe­lea ca­be­za a ca­be­za con la ci­ru­gía de au­men­to ma­ma­rio, en tér­mi­nos de de­man­da. In­clu­so son ha­bi­tua­les las so­li­ci­tu­des de ci­ru­gías múl­ti­ples, que com­bi­nan au­men­to ma­ma­rio y li­po­suc­ción, en bus­ca de la ar­mo­nía cor­po­ral.
En es­te mar­co, exis­ten nu­me­ro­sos mi­tos en tor­no a es­te pro­ce­di­mien­to, que ha­cen que mu­chas ve­ces al­gu­nas pa­cien­tes no se ani­men a acer­car­se al con­sul­to­rio y que, por otro la­do,  otras pa­cien­tes acu­dan a los pro­fe­sio­na­les en la ma­te­ria que­rien­do rea­li­zar es­ta ci­ru­gía cuan­do la mis­ma no es re­co­men­da­da pa­ra su ca­so.
En tal sen­ti­do, lo pri­me­ro que de­be­mos de­cir es que la li­po­suc­ción es una he­rra­mien­ta pa­ra mo­de­lar el con­tor­no cor­po­ral y no es una al­ter­na­ti­va pa­ra ba­jar de pe­so. Si bien en el pro­ce­di­mien­to se eli­mi­na gra­sa, no es pru­den­te qui­tar más de lo ade­cua­do, por­que ello pue­de ser per­ju­di­cial pa­ra la pa­cien­te”.
El re­sul­ta­do se mi­de en “for­ma” y no tan­to en “pe­so”.
Así co­mo és­te, exis­ten nu­me­ro­sas ideas erró­neas en tor­no al te­ma, las cua­les acla­ra­re­mos en los si­guien­tes pun­tos.
Mi­to 1. Des­pués de la li­po­suc­ción se re­cu­pe­ra la gra­sa per­di­da.
Res­pues­ta: es­to es in­co­rrec­to. Por el con­tra­rio, las zo­nas as­pi­ra­das tien­den a man­te­ner la for­ma. Si bien el pa­cien­te ba­ja de pe­so tras una li­po­suc­ción a cau­sa de la eli­mi­na­ción de gra­sa (aun­que, co­mo de­cía­mos an­te­rior­men­te, es­te no es el ob­je­ti­vo de la ci­ru­gía), la fi­na­li­dad prin­ci­pal de la li­po­suc­ción es la de mo­de­lar el con­tor­no cor­po­ral. La mu­jer tien­de a jun­tar gra­sa en las ca­de­ras, cin­tu­ra y mus­los, y el hom­bre en ab­do­men y cin­tu­ra; pe­ro des­pués de una li­po­suc­ción es más di­fí­cil acu­mu­lar gra­sa en ese sec­tor por­que se for­ma una zo­na de fi­bro­sis que im­pi­de que es­to su­ce­da (siem­pre que el pa­cien­te no va­ya ha­cia un so­bre­pe­so de en­ver­ga­du­ra). Pa­ra ser más cla­ros, la gra­sa que ha­bía has­ta el mo­men­to es rem­pla­za­da por te­ji­do fi­bro­so, ci­ca­tri­za­do. No se ne­ce­si­ta de cui­da­dos es­pe­cia­les, só­lo man­te­ner la ca­li­dad de vi­da de cual­quier per­so­na que quie­re es­tar en for­ma.
Mi­to 2. La piel de las zo­nas as­pi­ra­das que­da­rá flá­ci­da.
Res­pues­ta: la piel es co­mo un elás­ti­co, que se es­ti­ra cuan­do hay un so­bre­pe­so. Si es­te so­bre­pe­so es le­ve a mo­de­ra­do es pro­ba­ble que la piel man­ten­ga una elas­ti­ci­dad ló­gi­ca y, por lo tan­to, tras una li­po­suc­ción tien­da a re­traer­se y rea­co­mo­dar­se. Uno de los re­qui­si­tos de la li­po­suc­ción es que la piel ten­ga bue­na elas­ti­ci­dad: si el pa­cien­te ha te­ni­do un so­bre­pe­so gran­de, la piel se es­ti­ra tan­to que se ter­mi­na “rom­pien­do” y ahí no só­lo hay que qui­tar la gra­sa, si­no tam­bién piel que so­bra. Es im­por­tan­te que el ci­ru­ja­no ten­ga buen cri­te­rio pa­ra in­di­car co­rrec­ta­men­te la li­poas­pi­ra­ción en ca­da pa­cien­te. Te­ne­mos que sa­ber, ade­más, que la fla­ci­dez tie­ne que ver con la piel de ca­da per­so­na: si por sus con­di­cio­nes ge­né­ti­cas, por­que se cui­da o por­que es de­por­tis­ta esa piel tie­ne una acep­ta­ble ca­li­dad, és­ta tien­de a vol­ver a su nor­ma­li­dad tras la li­po­suc­ción. Pe­ro pue­de su­ce­der que por una pre­dis­po­si­ción ge­né­ti­ca, la piel se al­te­re mu­cho con pe­que­ños es­ti­ra­mien­tos. En es­tos ca­sos se pue­den em­plear mé­to­dos com­ple­men­ta­rios co­mo fi­sio­te­ra­pia es­té­ti­ca, con los que es po­si­ble me­jo­rar la ca­li­dad de la piel, nu­trir­la, hu­mec­tar­la, dar­le una me­jor elas­ti­ci­dad. Pe­ro cuan­do ya es­tá muy es­ti­ra­da es co­mo un elás­ti­co ven­ci­do, no tie­ne vuel­ta atrás.
Mi­to 3. La li­po­suc­ción es el me­jor mé­to­do pa­ra ba­jar de pe­so.
Res­pues­ta: es­to es in­co­rrec­to. Los pa­cien­tes se agru­pan en dis­tin­tas ca­te­go­rías de acuer­do a su pe­so. Un pa­rá­me­tro que se uti­li­za pa­ra ver el gra­do de so­bre­pe­so es el In­di­ce de Ma­sa Cor­po­ral (pe­so so­bre al­tu­ra al cua­dra­do). Cuan­do el va­lor de es­te ín­di­ce es ma­yor de 25, exis­te un so­bre­pe­so. Es im­por­tan­te co­no­cer es­to por­que una li­po­suc­ción co­rrec­ta­men­te in­di­ca­da, en­tre otros fac­to­res de­be te­ner en cuen­ta que la pa­cien­te ten­ga un so­bre­pe­so le­ve a  mo­de­ra­do. En  ge­ne­ral, el pa­cien­te bus­ca ba­jar de pe­so de la for­ma más fá­cil y en el idea­rio po­pu­lar se cree que si as­pi­ran to­da su gra­sa que­da­rán fla­cos, pe­ro no es tan así. Téc­ni­ca­men­te, se pue­de as­pi­rar to­da la gra­sa que se quie­ra en un pa­cien­te con un so­bre­pe­so im­por­tan­te -de 20 a 25 ki­los o más-, pe­ro es­to no es ade­cua­do des­de un pun­to de vis­ta mé­di­co por­que im­pli­ca qui­tar una gran can­ti­dad de te­ji­do que el or­ga­nis­mo es­tá acos­tum­bra­do a te­ner y por lo tan­to se pue­de pro­vo­car una des­com­pen­sa­ción muy im­por­tan­te. Esas des­com­pen­sa­cio­nes au­men­tan los ries­gos de la ci­ru­gía (se al­te­ra el flu­jo san­guí­neo, se pue­de ge­ne­rar una in­fec­ción, etcétera) y no se va a lo­grar un re­sul­ta­do óp­ti­mo. En­ton­ces, en ge­ne­ral, la li­po­suc­ción se de­be in­di­car a gen­te que es­tá me­dia­na­men­te en su pe­so y que tie­ne al­te­ra­da la for­ma de su con­tor­no; es un mé­to­do pa­ra mo­de­lar. Un pa­cien­te con mu­cho so­bre­pe­so tie­ne que ba­jar de pe­so an­tes de ope­rar­se.
Mi­to 4. Pue­do in­yec­tar en mis glú­teos la gra­sa ob­te­ni­da de una li­po­suc­ción, pe­ro si ba­jo de pe­so és­tos se cae­rán.
Res­pues­ta: la li­po­trans­fe­ren­cia de gra­sa se uti­li­za hoy co­mo com­ple­men­to en las ci­ru­gías de con­tor­no cor­po­ral, ya que esa gra­sa que ex­trae­mos po­de­mos lue­go in­yec­tar­la en glú­teos, con la fi­na­li­dad de au­men­tar su ta­ma­ño y dar­les for­ma. En ge­ne­ral esa gra­sa se reab­sor­be en un 20% o 30% y la pa­cien­te sue­le te­ner du­das acer­ca de qué pa­sa­rá con el 70% res­tan­te si ba­ja más de pe­so, pen­san­do que la mis­ma va a de­sa­pa­re­cer. Pe­ro es­to no es así por­que esa gra­sa, que se in­yec­ta den­tro del mús­cu­lo, tien­de a trans­for­mar­se. En par­te, se for­ma una fi­bro­sis allí, lo que ha­ce que es­te vo­lu­men apor­ta­do no se pier­da si se ba­ja de pe­so. En otras pa­la­bras, la gra­sa pa­sa a for­mar par­te de los te­ji­dos de la zo­na.
Mi­to 5. En la piel de las zo­nas as­pi­ra­das apa­re­cen man­chas per­ma­nen­tes.
Res­pues­ta: des­pués de una li­poas­pi­ra­ción se pro­du­ce la in­fla­ma­ción de al­gu­nas áreas, con la apa­ri­ción de mo­re­to­nes que se van reab­sor­bien­do con el tiem­po y de­sa­pa­re­cen. Pe­ro en al­gu­nos ca­sos, co­mo los pa­cien­tes que no se cui­dan so­bre to­do de la ex­po­si­ción so­lar du­ran­te el posope­ra­to­rio, la apa­ri­ción de esos mo­re­to­nes pue­de man­char la piel. En­ton­ces, es in­co­rrec­to afir­mar que to­da li­po­suc­ción ge­ne­ra irre­me­dia­ble­men­te man­chas; por el con­tra­rio, es­to pue­de ocu­rrir en aque­llas pa­cien­tes que no res­pe­tan las in­di­ca­cio­nes posope­ra­to­rias y que se ex­po­nen al sol du­ran­te el pe­río­do de re­cu­pe­ra­ción.
Mi­to 6. Si soy una per­so­na ma­yor no voy a ob­te­ner bue­nos re­sul­ta­dos.
Res­pues­ta: la li­po­suc­ción es una ci­ru­gía to­tal­men­te po­si­ble en per­so­nas ma­yo­res y de he­cho ca­da vez más mu­je­res adul­tas bus­can es­te pro­ce­di­mien­to. Pe­ro sí es muy im­por­tan­te en es­tas pa­cien­tes te­ner en cuen­ta cuál es el es­ta­do de la piel. Si la pa­cien­te se ha cui­da­do y man­te­ni­do a lo lar­go de su vi­da, ade­más de te­ner bue­na ge­né­ti­ca, el re­sul­ta­do pue­de ser igual­men­te óp­ti­mo que en una per­so­na jo­ven. In­sis­ti­mos en que to­do de­pen­de de un buen diag­nós­ti­co y de rea­li­zar el pro­ce­di­mien­to en ma­nos ex­per­tas.
Mi­to 7. Si me ha­go una li­poab­do­mi­no­plas­tia no voy a po­der que­dar em­ba­ra­za­da.
Res­pues­ta: en pri­mer lu­gar de­be­mos acla­rar qué es una li­poab­do­mi­no­plas­tia. Es­te pro­ce­di­mien­to com­bi­na li­po­suc­ción con la eli­mi­na­ción de piel so­bran­te en la zo­na ab­do­mi­nal y, en mu­chos ca­sos, se re­quie­re aco­mo­dar los mús­cu­los de la zo­na. Es muy co­mún en pa­cien­tes que tie­nen el ab­do­men caí­do, tras ha­ber te­ni­do em­ba­ra­zos o ha­ber ba­ja­do mu­cho de pe­so. En es­te mar­co, una pa­cien­te pue­de so­me­ter­se a una li­poab­do­mi­no­plas­tia sin nin­gún ti­po de con­se­cuen­cia ne­ga­ti­va pa­ra un fu­tu­ro em­ba­ra­zo. Lo que sí se re­co­mien­da en esos ca­sos es en­gor­dar lo ade­cua­do du­ran­te el em­ba­ra­zo y cui­dar mu­cho la piel. Pe­ro no es una con­train­di­ca­ción.
Mi­to 8. Es po­si­ble so­me­ter­se a una li­po­suc­ción o ab­do­mi­no­plas­tia du­ran­te el par­to o ce­sá­rea.
Res­pues­ta: si bien se sa­be que mu­chas “fa­mo­sas” lo han he­cho al te­ner a sus hi­jos, es­to no es lo re­co­men­da­ble, en ab­so­lu­to. Es que to­dos esos te­ji­dos que se es­tán to­can­do han su­fri­do cam­bios fi­sio­ló­gi­cos in­he­ren­tes al em­ba­ra­zo y, por en­de, lue­go de dar a luz tien­den a vol­ver a su lu­gar. En­ton­ces, por un la­do, los te­ji­dos es­tán al­te­ra­dos y por lo tan­to no es po­si­ble sa­ber cuán­to tiem­po de­mo­ra­rán en re­traer­se, y, por otro la­do, al es­tar en tra­ba­jo de par­to o ce­sá­rea se pue­den au­men­tar las com­pli­ca­cio­nes. En nues­tro cri­te­rio, no es una prác­ti­ca re­co­men­da­ble.
Con­di­cio­nes ne­ce­sa­rias pa­ra so­me­ter­se a una li­po­suc­ción:
1- No te­ner en­fer­me­da­des im­por­tan­tes de ba­se (dia­be­tes, pro­ble­ma au­toin­mu­ne, pro­ble­mas de hi­per­ten­sión, hi­po­ti­roi­dis­mo, son con­di­cio­nan­tes re­la­ti­vos). Y te­ner los pa­rá­me­tros de la­bo­ra­to­rio óp­ti­mos (que no es­té ané­mi­ca, so­bre to­do).
2- Que es­té en bue­nas con­di­cio­nes nu­tri­cio­na­les, con un buen ni­vel de pro­teí­nas.
3- Que no ten­gan un so­bre­pe­so im­por­tan­te.
4- Que ten­ga un de­sa­rro­llo psi­co­fí­si­co ade­cua­do (ma­yo­res de 18 años).
5- Que la piel man­ten­ga me­dia­na­men­te una bue­na ca­li­dad.
Fuente: El diario del centro del país

Give a Reply