Mommy Makeover: recupera tu figura tras el embarazo

Mommy Makeover

Mommy Makeover: recupera tu figura tras el embarazo

A diario, en medios de comunicación y redes sociales, aparecen famosas que acaban de ser madres, pero en las que parece que el embarazo no ha hecho mella. A los pocos días se muestran prácticamente con la misma talla que tenían antes de estar embarazadas, y sus cuerpos aparentemente no muestran signos de estrías, descolgamientos o flacidez.

Siendo sinceros, esto es lógico entre celebrities que viven de su imagen. La exigencia acerca de su apariencia es mayor que la que sufre el resto de las mujeres, porque saben que van a ser observadas con lupa, y porque muchas representan a marcas comerciales relacionadas con la belleza y la estética.

Sin llegar a esos extremos, muchas mujeres quieren recuperar su figura después de dar a luz lo antes posible, ya que el embarazo pasa factura al cuerpo de la madre: se ha cogido peso y no siempre se pierde todo, el pecho ha aumentado para posibilitar la lactancia, la piel del abdomen y la cintura se han expandido…

¿Qué es el mommy makeover?

No todo vuelve a su sitio tras un embarazo, y a menudo el deporte o las dietas no son suficientes para volver a sentirse a gusto con el propio cuerpo. Por eso, muchas mujeres recurren a soluciones estéticas, que les devuelvan la confianza en su apariencia y les permitan sentirse de nuevo cómodas en su piel. Es lo que se conoce con el término Mommy Makeover, o cambio de imagen de las mamás, un procedimiento consistente en una serie de operaciones estéticas para devolver o mejorar la apariencia de las madres tras pasar por el embarazo.

Mamoplastia, abdominoplastia y liposucción se combinan para lograr una remodelación estética integral, que puede realizarse pasados unos meses tras el parto, para dar un tiempo al propio cuerpo a recuperarse. La cirugía de senos puede realizarse para elevar, rellenar o remodelar el pecho, que se ha transformado por la lactancia, aunque no se haya dado de mamar. Con la abdominoplastia se persigue eliminar la piel y la grasa sobrantes del abdomen, tensar la musculatura y lograr un vientre plano y una cintura más definida. Por su parte, con la liposucción se elimina la grasa que no desaparece ni con la dieta ni con el ejercicio, y que se ha adherido a zonas como cartucheras, muslos o rodillas.

No siempre es necesario recurrir a las tres intervenciones para lograr el resultado deseado, por lo que el médico especialista es quien mejor determinará, a partir del peso ganado, o la calidad de la piel, qué es lo mejor para cada paciente y cómo mejorar la figura en cada caso.

 

Give a Reply