Ninfoplastia o cirugía íntima ¿cuándo es recomendable?

ninfoplastia

Ninfoplastia o cirugía íntima ¿cuándo es recomendable?

La cirugía íntima, ninfoplastia o labioplastia, es aquella que se lleva a cabo para mejorar la apariencia estética de la zona perivaginal con el fin de aumentar el bienestar íntimo de la paciente, Se puede realizar para remodelar uno o ambos labios menores cuando éstos sobresalen en exceso respecto a la vulva, En términos generales la labioplastia es una intervención que se realiza sobre todo por motivos estéticos, porque las mujeres que deciden realizársela no se encuentran cómodas por diferentes razones:

  • Por antiestético: se avergüenzan del aspecto de sus órganos genitales, por lo que las relaciones sexuales suelen suponer un momento incómodo. Además en las relacione sexuales los labios grandes tienden a incomodar, porque pueden doblarse hacia la vagina durante la penetración, dificultando el coito. Además al ser una zona que sobresale, la piel de la zona suele estar más rozada, lo que le confiere un aspecto envejecido.
  • Por incómodo: unos labios menores muy prominentes y que sobresalen dificultan la higiene en la zona y son especialmente incómodos durante la menstruación. Como además la transpiración es más difícil, la piel de la zona tiende a irritarse.
  • Porque molestan: unos labios descolgados rozan más con la ropa interior, por lo que hay que llevarla más holgada, y por ello estas pacientes suelen renunciar a los pantalones ceñidos.
  • Por salud: unos labios grande suelen hacer más pliegues, y la humedad que conservan aumenta las probabilidades de sufrir candidiasis.
  • Porque es seguro: en ningún caso afecta al funcionamiento de los órganos sexuales femeninos ni a futuros embarazos.

La causa que provoca este crecimiento anómalo de los labios que rodean el orificio de la vagina es desconocida, pero se han estudiado casos que tienen que ver con componentes genéticos, con alteraciones hormonales durante la pubertad, ciertas medicaciones, partos múltiples…

Tras la ninfoplastia o labioplastia las mujeres no pierden la sensibilidad en la zona, si bien han de esperar un tiempo prudencial para volver a mantener relaciones sexuales. El proceso de cicatrización, como en todas las zonas húmedas, tarda más, si bien la paciente puede volver a sus quehaceres pasadas 24 horas, con analgesia y manteniendo la zona limpia y seca.

Los resultados finales se aprecian pasados dos o tres meses, y las cicatrices serán prácticamente imperceptibles.

Give a Reply