No sudes más: elimina la hiperhidrosis

No sudes más: elimina la hiperhidrosis

Verano, sol, calor, ropa ligera… y más sudor. Lo que para algunas personas es normal, se convierte en una auténtica tortura para otras, porque su excesiva sudoración les hace preocuparse por aparecer en público con cercos en la ropa o sudando sin parar por las manos o la cara, incluso sin haber realizado ningún ejercicio ni con temperaturas extremas. Es la hiperhidrosis, un trastorno físico por el que las glándulas sudoríparas son hiperactivas, por lo que, para enfriar el cuerpo, estas glándulas trabajan más de lo necesario, desencadenando un sudor excesivo. Es la denominada hiperhidrosis primaria, y no existe una causa médica para la hiperhidrosis.

Se padece sobre todo en las palmas de las manos, los pies y las axilas. La hiperhidrosis axilar es la que más trastorno provoca, porque, en general, sudar en las axilas se relaciona, de forma incorrecta, con una falta de higiene. Es posible que esta patología tenga un componente hereditario, ya que a veces se da en varios miembros de la familia, y a menudo se le suma un componente emocional: el miedo, la ansiedad o el estrés son factores que incrementan la actividad de las glándulas sudoríparas, y por tanto, producen hiperhidrosis.  Esta patología, que afecta por igual a hombres y a mujeres, empieza a manifestarse desde la infancia y la adolescencia.

Existe otro tipo, la hiperhidrosis secundaria, que sí está motivada por una enfermedad (diabetes, tiroides, infecciones…) que debe tratarse acudiendo al origen de la misma.

Por suerte, hay un remedio eficaz para la hiperhidrosis primaria. El médico realiza pruebas para identificar las zonas de sudoración y estima la gravedad de la enfermedad, y tras detectar que, efectivamente es una hiperactividad de las glándulas, se suele recomendar como método más eficaz el bloqueo de dichas glándulas mediante inyecciones de bótox. La toxina botulímica paraliza temporalmente los nervios que causan la sudoración, con un efecto que dura hasta 12 meses y, luego, se puede repetir el tratamiento. La aplicación se realiza de forma ambulatoria y dura entre 15 y 30 minutos, y sus efectos se notan a partir de la primera semana.

La hiperhidrosis no es una patología grave; de hecho, sus efectos tienen más complicaciones a nivel psicológico o de relaciones sociales que en ningún otro ámbito. Puede llegar a condicionar la vida de quien la padece, ya que afecta al desarrollo de las relaciones interpersonales y si no se trata puede llegar a provocar ansiedad y depresión.

Consulta a un especialista, y con este sencillo tratamiento elimina para siempre esa incomodidad que te provoca el exceso de sudoración.

Give a Reply