Otoplastia | Deshazte de las orejas de soplillo por muy poco

Otoplastia | Deshazte de las orejas de soplillo por muy poco

“De niña nunca quería que me hicieran coletas o me recogieran el pelo. Me daba vergüenza que se me vieran las orejas”.

“En el cole me llamaban Orejotas. He tenido complejo siempre.”

Estas manifestaciones son bastante habituales. Porque los complejos pueden limitar nuestra vida social y hacernos retraídos o tímidos en nuestras relaciones sociales, especialmente cuando padecemos pequeños inconvenientes físicos como pueden ser las orejas de soplillo.

Las orejas son dos apéndices muy visibles, así que muchos pacientes deciden corregir su aspecto, bien porque son muy grandes en comparación con su rostro, o bien porque aparecen “despegadas” en exceso respecto a la cabeza. Para ello recurren a la otoplastia.

Otoplastia: operación de las orejas de soplillo

La otoplastia o cirugía de las orejas es una intervención quirúrgica destinada a corregir la prominencia o separación de las orejas respecto de la cabeza, las conocidas como orejas de soplillo o en asa. Está indicada para pacientes que se encuentren a disgusto con la forma, tamaño o disposición de sus orejas. La intervención no mejora en ningún caso la audición del paciente, pero sí su aspecto físico y por tanto su autoestima al recuperar la armonía y simetría de los rasgos facialescorregir orejas de soplillo

En el caso de pacientes infantiles, los cirujanos plásticos recomiendan a los padres observar el comportamiento del niño en relación a sus orejas prominentes; no se debe insistir en la cirugía hasta que el niño así lo desee. Aquellos niños que se encuentran a disgusto con sus orejas y quieren operarse, cooperan más durante la intervención y están más contentos con el resultado.

En la mayor parte de los casos, la operación de las orejas de soplillo u otoplastia se realiza mediante una incisión en la parte posterior de las orejas, por lo que no quedan cicatrices visibles. A partir de esta incisión se realiza la remodelación del cartílago haciendo que se pliegue en los puntos adecuados y se reduzca así la profundidad de la concha, pero siempre con el objetivo de dar un aspecto lo más natural posible.

La intervención se puede realizar con anestesia local y se trata de una intervención de un tiempo estimado entre 1 y 2h de duración. No requiere hospitalización por lo que el paciente puede a volver a casa unas horas después de haber realizado la operación, aunque con una venda protectora alrededor de la cabeza.

Otoplastia: la recuperación

Es importante seguir las instrucciones de su cirujano plástico respecto al uso del vendaje, sobre todo por la noche. Debe evitarse durante el primer mes cualquier actividad en la que puedan doblarse las orejas.

La mayoría de los adultos vuelven al trabajo a los 5 días de la cirugía; los niños vuelven al colegio en unos 7 días, siempre y cuando tengan cuidado con las actividades físicas.

Recuerda que, en Clínica Bruselas, hasta el 15 de agosto, puedes realizarte tu operación de las orejas de soplillo por sólo 1.900 euros, gracias a nuestra oferta veraniega. Además, como en todas las intervenciones que realizamos, puedes elegir financiar tu operación cómodamente.

Ven a visitarnos, pide una consulta gratuita y nuestros cirujanos estudiarán tu caso para buscar la mejor solución y que tus orejas dejen de acomplejarte para siempre.

SOLICITA YA TU CITA GRATUITA AQUÍ

Give a Reply