Pieles atópicas – Cuida tu piel este verano | Clínica Bruselas

Pieles atópicas – Cuida tu piel este verano | Clínica Bruselas

Con la llegada del verano, el buen tiempo, el sol, los días largos y haber despedido al invierno que tanto frío nos ha hecho pasar aumentan nuestras ganas de pasar más horas al aire libre.

Esto produce que, con la llegada de los meses más calurosos del año, cada vez llevemos ropa más ligera, nos expongamos más al sol, y disfrutemos de pasatiempos como la playa, la piscina, las excursiones al río y los paseos para disfrutar de la naturaleza en todo su esplendor.

Para quienes padecen pieles atópicas este tiempo plantea algunos inconvenientes.

Causas de las pieles atópicas o dermatitis atópica

Los casos de dermatitis atópica se han triplicado en los últimos 30 años en los países industrializados. Los niños, debido a su delicada piel, son uno de los grupos más sensibles a la sobreexposición solar, así como, a sus efectos nocivos. El 20 % de los niños menores de 7 años padecen. Generalmente, las pieles atópicas aparecen antes de los 6 meses y mejoran en un 80%, antes de la adolescencia.

Al conocer cómo se desarrollan los brotes de dermatitis atópica es posible anticipar cualquier agente externo para que el niño no se vea afectado; por ejemplo controlando la temperatura, evitando que sude mucho, lavando la ropa y aclarándola bien, usando prendas de algodón, cortándole las uñas para que no se rasque…

Los síntomas de las pieles atópicas suelen ser:

  • Piel seca
  • Aparición de placas rojizas
  • Descamación de la dermis

Las principales causas de las pieles atópica son la herencia genética y los factores ambientales. Si uno de los padres padece dermatitis atópica, el riesgo de que el niño lo sea está alrededor del 50% y aumenta si ambos progenitores lo son.

Es importante destacar que, cuando hablamos de dermatitis atópica nos podemos referir a diferentes patologías que aparecen agrupadas en esta definición, patologías como el eccema, asma y rinoconjuntivitis estacionales.

Pieles atópicas: Cuidados para el verano

La piel atópica es complicada de tratar, pues la dermis que se presenta en estos pacientes resulta muy sensible y empeora fácilmente con el contacto de agentes irritantes como la lana, los cambios bruscos de temperatura, etc.

Cuando llega el verano, las personas que padecen dermatitis atópica deben usar siempre protección solar sin importar la temperatura o las nubes que hayan. El sol, que es incisivo con la piel al margen del clima, mide su impacto en base a su cercanía con la Tierra y no en relación a los fenómenos atmosféricos, siendo en el verano el punto álgido donde sus rayos más afectan a nuestra piel.

Por ello, nunca hay que olvidar utilizar una crema para el sol si va a haber exposición a sus rayos y además, hay que escoger un fotoprotector que se comporte bien con cada piel y que tenga un filtro adaptado al tono.

Las piscinas por su parte no tienen por qué ser un problema para las personas con dermatitis atópica, salvo en casos muy extremos en los que haya lesiones muy graves y estén contraindicadas. Para poder disfrutar de los primeros baños sin preocupaciones, hay que elegir piscinas en las que no haya muchas sustancias irritantes en el agua.

Por otra parte hay que extremar esta precaución si se va a permanecer al sol en las horas en las que sus rayos son más dañinos, como a mediodía. Si se puede evitar, es mejor hacer planes fuera de las horas centrales del día.

Después del baño no hay nada que no arregle una breve ducha con agua tibia y una crema hidratante. De esta manera se puede contrarrestar cualquier efecto negativo que pudiera tener el agua de la piscina en la piel.

 

Give a Reply