Ponte a punto para evitar la astenia otoñal

astenia otoñal

Ponte a punto para evitar la astenia otoñal

Este año el frío se ha retrasado. Apenas hemos tenido unos días reales de otoño, puesto que el calor se ha alargado y las lluvias apenas han hecho acto de presencia. Quizás por ello hasta ahora no se ha manifestado en toda su amplitud la temida astenia otoñal.

Después de disfrutar del  verano llega el otoño y con él, el descenso de las temperaturas, la lluvia, los cambios horarios,  la rutina, el estrés del trabajo, la disminución de las horas de luz. Con todos estos cambios, podemos sentir una extraña y molesta sensación que es conocida como astenia otoñal.

astenia otoñalQué es la astenia otoñal

La astenia es un síntoma presente en varios trastornos, caracterizado por una sensación generalizada de cansancio, fatiga y debilidad física y psíquica, con principal incidencia entre las personas de 20 a 50 años, y mayor preponderancia en las mujeres que en los hombres.

En estos días se reducen las horas de sol y cambian los ritmos vitales, produciéndose un desequilibrio interno. La luz solar es clave en la producción de ciertas hormonas en el cerebro como son la melatonina. Dicha hormona influye  en el sueño, la energía, la  regulación de hambre o temperatura del cuerpo. Al anochecer esta glándula reacciona a los bajos niveles de luz y comienza a producirse en mayor cantidad. Cuando disminuyen las horas de sol se produce más melatonina,  lo que hace que nos sintamos más somnolientos.

Síntomas Astenia Otoñal

Los síntomas que experimentamos se reflejan en aspectos  tanto físicos como psíquicos, e incluyen cansancio, debilidad generalizada, somnolencia, bajo estado de ánimo, dificultad de concentración y apatía, irritabilidad.

También pueden aparecer falta de apetito, disminución de la libido e incluso un descenso de las defensas del organismo, por lo que somos más propensos a infecciones.

Como combatir la astenia otoñal

Para hacer frente a la astenia otoñal, lo primero es la prevención.

La clave es seguir una dieta equilibrada que incluya verdura y hortalizas para asegurar la ingesta de vitaminas y minerales. Además  es fundamental dormir bien (al menos ocho horas al día para un buen descanso) siguiendo una rutina de sueño, es decir acostarse y levantarse (siempre que se pueda) a las mismas horas y mantener hábitos de vida saludable.

Por supuesto, estas pautas no aseguran que una persona no llegue a sufrir astenia debido a que esta es consecuencia de una mala adaptación del organismo a los cambios de estación y suele durar solo unos días o, como mucho, un par de semanas.

También resulta muy beneficioso hacer deporte a diario, puesto que favorece la liberación de endorfinas, lo que le convierte en el mejor antidepresivo, y si es posible elegir una actividad que resulte placentera y buscar un momento para dedicarse unos minutos, media hora o una hora, ya que es algo que puede convertirse en la inyección de energía que una persona necesita.

Quiérete. Cuídate. Y ten una actitud positiva. Así la astenia no podrá contigo.

Give a Reply