¿Qué es la dismormofofobia?

El trastorno dismórfico corporal o dismorfofobia es un trastorno obsesivo que hace que la persona que lo sufre perciba algún defecto físico propio, ya sea real o imaginado, de manera exagerada. Puede ser un defecto general, se ven gordos o feos, o más concreto, que no les guste el pelo, los ojos o la nariz. Esto crea ansiedad, depresión o malestar psicológico que influye en el día a día.

Es un problema que suele empezar en la adolescencia, pero no es exclusivo de ella, y se da tanto en mujeres como hombres. Es una dolencia difícil de diagnosticar porque quienes la sufren no la reconocen como tal, pues ellos están convencidos del problema que tienen aunque no exista.

Los cánones de belleza, la presión social, el ambiente en el que se viva, los traumas sufridos, la baja autoestima, el ansia de perfeccionamiento… están en el origen del problema, que afecta en todos los aspectos de la vida: personal, familiar, laboral…

La persona que lo sufre suele pasar mucho tiempo delante del espejo, cambiando su apariencia, al principio mediante la ropa, buscando la que esconda mejor eso que no les gusta, que cree que le afea, después trabajando el cuerpo mediante el deporte, a veces de manera desproporcionada, incluso pasando por el quirófano. Esta solución, que para muchos sería definitiva, para esta persona se convierte en un simple y rápido trámite, pues al poco tiempo vuelve a verse igual o peor que antes, por lo que vuelve a someterse a cirugía, una y otra vez.

Suelen ser los familiares o amigos los que buscan ayuda en estas situaciones, ayuda que consistiría en apoyo psicológico para conseguir que su percepción de sí mismos se ajuste lo más posible a la realidad.

Give a Reply