Reducción de mama: una cuestión más que estética

reduccion de mama

Reducción de mama: una cuestión más que estética

Dolor de espalda, desviaciones en la columna, exceso de peso, dificultad para realizar tareas cotidianas… cuando algunas mujeres deciden pasar por quirófano para reducir su busto no lo hacen sólo por una cuestión estética, sino por el bien de su salud. El tamaño excesivo de los pechos, conocido como hipermastia, hipetrofia mamaria o gigantomastia, puede ocasionar múltiples molestias. Además, prácticamente todas las mamas hipertrofiadas presentan algún grado de ptosis mamaria, o descolgamiento de la piel. Esto es debido a que el peso de la mama provoca la distensión del sistema de soporte de la misma. Por otra parte, el tamaño ideal del pecho es difícil de definir, ya que varía en función de la anatomía de cada mujer, la cultura y los diferentes gustos personales, así que a la hora de plantear una reducción mamaria siempre tiene que haber detrás un asesoramiento de profesionales que hayan indicado la pertinencia de dicha intervención.

En la mayoría de los casos antes de reducir se espera hasta que el pecho se haya desarrollado completamente, aunque puede realizarse antes si los problemas físicos son muy importantes.

La cirugía de reducción de mamas por lo regular se hace bajo anestesia general. De este modo la paciente se mantiene dormida y libre de dolor. La operación puede durar de 2 a 5 horas.

Para una mamoplastia de reducción, el cirujano extirpa parte del tejido mamario y de la piel. Los pezones pueden moverse para arriba para reubicarlos, por razones estéticas.

Como es lógico, el bienestar físico de la paciente es el objetivo que se pretende en el abordaje de esta intervención. Es importante destacar que los problemas de dolor de espalda pueden no mejorar tras la intervención, aunque sí que mejorará el aspecto físico y los picores e infecciones derivados del peso y la ptosis mamaria.

Es frecuente que existan cardenales y cierta hinchazón en el período postoperatorio. En algunos casos puede haber una reducción o pérdida de sensibilidad en una o ambas areolas, que habitualmente se recupera con el paso del tiempo.

En la Clínica Bruselas la intervención de reducción de mamas se realiza tras una consulta con un cirujano, el cual evaluará el tamaño y la forma de las mamas y el estado general de salud. Se explicarán las distintas técnicas quirúrgicas, se discutirá el tamaño y forma que tendrán las mamas después de la operación y todos los procedimientos que sean mejores para ti. Puedes solicitar una consulta, y estaremos encantados de atender tu caso y ofrecerte la mejor solución para tu reducción de pecho.

Give a Reply