Todo lo que debes saber antes de reducir tu pecho

reducir el pecho

Todo lo que debes saber antes de reducir tu pecho

No todas las mujeres quieren aumentar el tamaño de sus mamas. Por motivos de salud, estéticos o personales, algunas buscan reducir el tamaño de su pecho.

En general los beneficios estéticos en la reducción de pecho son secundarios, se realiza principalmente por motivos de salud.

Unos pechos demasiado grandes pueden provocar dolores crónicos de cuello y espalda.

Las mujeres con pechos muy grandes también pueden padecer dificultades respiratorias y problemas de continuidad en el sueño, que conllevan una pérdida de energía y vitalidad importantes.

La reducción de senos consiste en la extirpación del tejido mamario seleccionado formado por grasa, tejido glandular y piel.

La técnica quirúrgica aplicada para reducir el pecho la decidirá el cirujano, y va a depender del volumen, de la piel del pecho y de la posición inicial en que se encuentre el conjunto areola-pezón. La incisión será siempre la menor posible.

Esta intervención dura entre 2 y 3 horas, variando en función de la morfología específica de la persona y de la técnica empleada.

Tras la reducción, de forma habitual, los pezones permanecen conectados a los nervios y los vasos sanguíneos. Excepto en el caso unos pechos excesivamente grandes, en los que puede ser necesario reubicar los pezones, con una pérdida de sensibilidad en los mismos.

En la mayoría de casos la lactancia de futuros hijos no se ve afectada, aunque el resultado dependerá del tipo de técnica empleada

Algunos hombres también solicitan una reducción mamaria por las mismas razones que las mujeres: para mejorar su salud o por sentirse mejor con su cuerpo y su imagen.

En la Clínica Bruselas, hasta el 15 de octubre 2019 la intervención para reducir el pecho está sujeta a una oferta, 5.500 euros, que incluyen la operación y todas las revisiones y el seguimiento posteriores.

Give a Reply