Semillas de chía, las reinas del Omega-3

semillas de chía

Semillas de chía, las reinas del Omega-3

Se sigue hablando de los superalimentos, pero cada vez menos como alimentos milagrosos y más como complementos alimenticios, que ayudan a una mejor alimentación y contribuyen al bienestar. Superalimento es en realidad un término de marketing, pero podemos decir que los alimentos englobados dentro de esta categoría contienen mayores cantidades de nutrientes que otros alimentos comunes, incluyendo vitaminas, minerales, antioxidantes y fitonutrientes.

Las semillas de chía están incluidas en este grupo, y son una excelente fuente de fibra y antioxidantes, calcio, proteínas y ácidos grasos omega 3 (ácido alfa-linolénico) ALA de origen vegetal. Son fáciles de integrar en la dieta habitual, y sirven además para sustituir al huevo en la cocina vegana, ya que aportan ácidos grasos omega-3 y omega-6 en una proporción de 3:1, la ideal para el organismo, y minerales como el calcio, el magnesio y el boro.

Por otra parte, la alta concentración de mucílagos,(un tipo de fibra soluble que crece en contacto con el agua), hace que las semillas de chía multipliquen por diez su tamaño en el tracto digestivo y que presionen las paredes intestinales. De ese modo, estimulan el movimiento de los intestinos y mejoran el estreñimiento. Esos mucílagos crean a su vez una red viscosa que hidrata y lubrica el tubo gastrointestinal, lo que facilita también la expulsión de las heces. Por ello son muy recomendables en dietas de adelgazamiento, para personas estreñidas o aquellas que sufren hemorroides.

La sensación de saciedad que provocan, gracias a su gran capacidad de absorber líquidos, ayudan a limitar la ingesta de alimentos. Y, como regulan los niveles de azúcar en sangre, ayudan a evitar los antojos por los dulces.

Por otra parte, la chía posee una alta concentración de fenoles, unos antioxidantes que frenan hasta el 70% de la actividad de los radicales libres. Esto ayuda a prevenir el envejecimiento prematuro de la piel y a reparar los tejidos musculares.

Incorpora estas semillas a tu alimentación añadiendo una cucharada de semillas de chía en una taza con agua caliente. Lo dejas reposar entre 10 y 15 minutos, y ya puedes consumir el gel resultante.

Give a Reply