Somos lo que comemos

Somos lo que comemos

comida sana

Somos los que comemos, incluso desde antes de nacer, desde que nos alimentamos a través del cordón umbilical de nuestra madre. Y no sólo eso, la alimentación que tengamos favorecerá la aparición de enfermedades futuras si no es buena. Y nos mantendrá ágiles, sanos y saludables si es buena.

Conocer las propiedades de los alimentos puede hacer que no padezcamos enfermedades. Los alimentos, una vez establecida la enfermedad, no curan pero si partimos de un cuerpo sano, con 20 años, por ejemplo, al que acostumbramos a comer bien, podremos decir adiós a muchos problemas evitables como la hipertensión, la diabetes, índices elevados de colesterol, obesidad, problemas en las articulaciones, problemas vasculares.

Actualmente conocemos prácticamente todo dentro del mundo de la nutrición. Y sabemos que existen muchas dietas pero que la más completa, según los expertos, es aquella que incluye casi todos los tipos de alimentos pero unos consumidos con más moderación que otros. A grandes rasgos, una dieta sana y equilibrada tiene que contener lo siguiente:

Se pueden consumir a diario sin riesgo para la salud:

  • Fruta (de temporada y de la zona para evitar el uso de los pesticidas).
  • Verduras.
  • Hortalizas (especialmente las de raíz como la zanahoria, la cebolla y los ajos).
  • Legumbres (dejaron de estar “de moda” pero vuelven ahora a irrumpir con fuerza).
  • Los cereales. Mejor integrales.
  • Lácteos (en etapa de crecimiento, en adultos el calcio está en otros alimentos).
  • Frutos secos. No más de 20 mg por día.
  • Arroz integral. El blanco está refinado.
  • Algas. Esto es más típico en culturas asiáticas pero cada vez se incorpora más a nuestro modo de vida.
  • Aceite virgen extra de oliva (crudo, sin freír).

Tres veces por semana:

  • Carnes. Preferiblemente la blanca y sin piel, de pollo o pavo.
  • Pescados, preferiblemente pequeños ya que los grandes acumulan grandes dosis de mercurio.
  • Huevos, en una persona sana tres o cuatro veces por semana no supone ningún problema. Aunque si es menos, mejor.
  • Patatas, preferiblemente cocida.

Evitar su consumo o al menos hacerlo de forma moderada, es decir, una o dos veces al mes:

  • Fritos.
  • Carnes rojas.
  • Repostería.
  • Bollería industrial.
  • Alcohol, especialmente las bebidas destiladas como la ginebra, el ron o el whisky.

Give a Reply