Tabaco, alcohol, estrés y comida basura

Tabaco, alcohol, estrés y comida basura

envejecimiento

Cuidado con el tabaco, el alcohol, el estrés y la comida basura. Si dejas que sean habituales en tu vida, te harán parecer cinco años mayor (o más, a veces incluso diez).

  • Tabaco: las mujeres fumadoras tienen un riesgo casi 3 veces mayor de desarrollar arrugas prematuras que aquellas que no fuman. Los cigarrillos envejecen también a los hombres, pero son especialmente crueles con la piel femenina. Esto se debe a un factor hormonal. Los andrógenos (hormonas sexuales masculinas) no tienen tanta interacción con el tabaco como los estrógenos (las femeninas). Al fumar, se liberan gases de combustión y, como consecuencia, aumentan los radicales libres, elementos químicos que dañan las membranas de las células y provocan el envejecimiento prematuro de la piel y la destrucción de los tejidos. Las arrugas de los fumadores los delatan: son más estrechas y profundas, muestran contornos muy marcados. Además, el color de la piel ofrece una palidez amarillenta: pierde el rosado natural de las pieles saludables.
  • Alcohol: engorda, y a la vez deshidrata. Y la hidratación, lo sabemos, es el primer paso para lucir una piel saludable. Así que su consumo debería ser ocasional y moderado. Porque una copa de buen vino tinto te hace bien, pero abusar, mezclar, y aficionarse a destilados de alta graduación un día sí y otro también… tiene efectos catastróficos en varios órganos del cuerpo, incluida la piel. La hidratación empieza por dentro. Beber mucho agua a lo largo del día es la mejor opción.
  • Estrés: la enfermedad de nuestro siglo por excelencia. Sería muy interesante practicar alguna manera de reducir el nivel de estrés diario. Deportes, meditación, yoga… Es necesario dormir suficiente, no seguir focalizado en el trabajo cuando la jornada termina, quitar importancia a los contratiempos cotidianos, abandonar malos hábitos… Porque los altos niveles de tensión promueven la aparición de canas, brotes de acné, pérdida de luminosidad en el rostro, bolsas y ojeras en los ojos, flacidez, sequedad y enrojecimiento de la piel… El estrés envejece prematuramente a hombres y mujeres, y además nos resta calidad de vida y bienestar.
  • Comida basura: Somos lo que comemos. Los alimentos procesados y la comida rápida son puras grasas trans y saturadas. Los platos precocinados vienen repletos de aditivos, de hidratos de carbono refinados y de calorías vacías. Prohíbe la entrada a tu despensa a la bollería industrial y los refrescos. Un día no pasa nada, pero si quieres mantenerte joven y saludable has de basar tu dieta en alimentos integrales y de temporada. Los vegetales, el aceite de oliva virgen extra o los frutos secos tienen un gran poder antioxidante. También las legumbres, los cítricos o los moluscos son idóneos para contrarrestar los mecanismos de oxidación de nuestro cuerpo.

Está en nuestras manos evitar estas agresiones hacia nuestro propio envejecimiento. Recuerda también que el factor que más acelera el envejecimiento prematuro es el exceso de sol. Protégete siempre, come muy bien, mantente activo y en calma. Y, sobre todo, mímate.

Give a Reply