Tipos de celulitis y tratamiento para cada uno de ellos

tipos de celulitis

Tipos de celulitis y tratamiento para cada uno de ellos

La mejor manera de combatir la celulitis es saber identificarla. Porque no existe un único tipo de celulitis, y por eso no todas se tratan de la misma manera. Desde luego es una pesadilla para el 80% de las mujeres, que la padecen en mayor o menor grado, y de un porcentaje, bastante inferior de hombres, que también desean eliminarla de forma efectiva.

Algunos expertos dicen que tener unas pautas de vida saludables ayudan a evitar la aparición de la celulitis: mantener una alimentación equilibrada baja en grasas, practicar ejercicio y realizarse masajes anticelulíticos…Sin embargo, hay muchas personas que a pesar de todo eso siguen padeciéndola, ya que es un fenómeno natural de origen principalmente hormonal. Por eso afecta mayoritariamente a las mujeres, porque el responsable principal son los estrógenos (hormonas femeninas), que propician su aparición en la zona de los glúteos, los muslos y el vientre, y es visible porque le da a la piel un aspecto de piel de naranja, ya que algunos tejidos de la piel presentan una consistencia blanda y de aspecto acolchado.

¿Qué tipos de celulitis existen?

Existen tres tipos de celulitis: acuosa, adiposa y fibrosa, e identificarlas de forma precisa ayuda a combatirlas con mayor eficacia.

Celulitis acuosa

La celulitis acuosa está provocada por una retención de líquidos causada por un problema en la circulación venosa o linfática. La zona afectada es blanda al tacto, y al presionarla con los dedos es flexible, aunque no suele ser dolorosa.

Este tipo concreto se localiza principalmente en glúteos, muslos, caderas, vientre y brazos. Es fácil identificarla por una sensación de piernas hinchadas y pesadas. Como lo que se busca es una mejora de la circulación, el tratamiento más efectivo es el drenaje linfático (presoterapia). En casos muy severos, se puede aconsejar una liposucción.

Se recomienda además reafirmar la piel con algún tratamiento de electroescultura o endermología. Y respecto a la actividad física, lo más aconsejable es realizar algún deporte que no sea de impacto y que permita un ritmo continuo de intensidad moderada.

Celulitis adiposa

La celulitis adiposa suele tener su origen en una mala alimentación y en la falta de ejercicio físico. Se localiza sobre todo en glúteos, muslos, caderas, cartucheras, vientre y cara interna de las rodillas, y se debe a un exceso de grasa, que conlleva la acumulación de células adiposas bajo la hipodermis, que es la capa más profunda de la piel. Tiene aspecto de bultos, algunos con un volumen importante, que provocan irregularidades en la piel, lo que altera la silueta corporal. Para eliminarla lo primero es realizar cambios en la alimentación, eliminando las grasas saturadas y los alimentos procesados, e ingerir mucha agua y consumir la mayor cantidad de alimentos ricos en fibras y aceites buenos.

Son útiles los masajes anticelulíticos localizados y tratamientos como mesoterapia, presoterapia, y carboxiterapia.

Celulitis fibrosa

Por su parte, la celulitis fibrosa tiene un aspecto duro, y puede llegar a doler cuando se presiona la zona afectada. Es la más difícil de eliminar, porque se presenta incluso en mujeres delgadas que no tienen exceso de peso ni de volumen corporal. Aparece principalmente en glúteos, rodillas, y cara interior de muslos y brazos.

Se recomienda mantener una alimentación rica en proteínas y baja en azúcares, y realizar deportes que supongan un gran gasto energético.

Respecto a los tratamientos, los más eficaces suelen ser los ultrasonidos, la endermología LPG, y la radiofrecuencia corporal.

Sea cual sea tu tipo de celulitis, los tratamientos anticelulitis deben de ser personalizados, pues cada persona tiene una patología concreta. En la clínica Bruselas los resultados son excelentes, pues realizamos un seguimiento exhaustivo y personalizado sobre cada paciente. Consúltanos sin compromiso.

Give a Reply